En el campo de prácticas podrás aprender o mejorar tu Swing, con hasta 250 metros de longitud.

Con tres estancias, es un lugar idóneo para practicar tu Swing con todos los palos; una alta al aire libre para practicar maderas e híbridos, una a ras de campo para los hierros y una más baja con un hoyo para los tiros cortos.

Para un mayor disfrute y aprendizaje de este deporte, disponemos de monitores que imparten clases en grupo e individuales tanto para mayores como para niños.

Es posible reservar una clase con un profesor aunque no se sea miembro del club.